Miguel Benzo Mestre Tratado de antropología teológica Editorial Cristiandad

$1,013.00

2 disponibles (puede reservarse)

ESTADO: NUEVO, SIN USO

DATOS DEL LIBRO

  • Tapa blanda: 275 páginas
  • Editor: Ediciones Cristiandad, S.L. : Año 1978
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8470572474
  • ISBN-13: 978-8470572470

RESUMEN DEL LIBRO

La antropología es el estudio sobre el hombre. Cuando añadimos que esa reflexión la hacemos desde la mirada de Dios, entonces indicamos que es antropología teológica. Estos estudios tienen una especial vinculación con el presente cultural y filosófico concreto, y la atención del teólogo a lo que la antropología va diciendo interesa mucho. Aquí, no obstante, dejaremos de lado lo filosófico para centrarnos en lo teológico. Pondremos la mirada también en las fuentes de la revelación, que de nuevo son el punto de partida del quehacer teológico, estas son: la Biblia y a la Tradición de la Iglesia.

La pregunta básica de la antropología es el porqué del hombre, qué es, quién es o qué sentido tiene. Para los creyentes la respuesta viene de Dios, que nos remite a los demás hombres. Dios nos obliga a mirar en los ojos de otros hombres. Por eso la antropología presenta, al igual que la vida cristiana, dos dimensiones, vertical hacia Dios, y horizontal hacia los hombres.

La antropología teológica tiene como punto de partida la Revelación, que en la historia de la salvación alcanza su plenitud en el NT. Siempre hay un aspecto de misterio que nos es imposible descubrir. El hombre, cuya dimensión trascendente no olvidamos, sigue siendo un misterio para nosotros mismos, no podremos decir todo de nosotros. No podemos captar todo el sentido de nuestras vidas.

La antropología teológica guarda una relación íntima con la Cristología. Jesús, el Hijo Unigénito de Dios se hace hombre por nosotros, verdadero y totalmente hombre. De hecho es Jesús el que nos revela la verdadera naturaleza y realidad del hombre. En Cristo se realiza la verdadera “imago dei”, imagen de Dios, perfecta en el hombre. Cristo es el hombre, “ecce homo”, perfecto, pleno y modélico. Por eso la antropología alcanza su plenitud en Cristo.

Las relaciones que hacen que el hombre sea “imagen de Dios” parten de la relación del hombre con Dios. En Cristo la relación de diálogo es plena y perfecta entre Dios y el hombre Jesús. Cristo asume y acepta obediente la voluntad del Padre, vive en comunión perfecta con Él. Pero además, Cristo nos ofrece la plenitud en las relaciones entre los hombres, “lo que hiciereis a uno de estos , a mi me lo hacéis”. Jesús es el hombre para los demás, que nos enseña quién es el hombre para Él. Su entrega desmedida a la humanidad pone de manifiesto su amor por los hombres. La encarnación del hijo de Dios, su resurrección, conecta lo humano con lo divino, la tierra con el cielo, la humanidad con la divinidad. Por eso Jesús es centro de la historia, principio y final del tiempo, es verdaderamente “el hombre”.

La antropología teológica está vinculada a otras ciencias teológicas, porque en ninguna de ellas queda ausente el hombre. En la Trinidad, observamos el modelo de comunidad de los hombres, el amor al que estamos invitados, incluso la doctrina de la inhabitación Trinitaria en el hombre. En Cristo vemos el Redentor, modelo y plenitud de humanidad. En la eclesiología contemplamos el misterio de Dios en la comunidad cristiana, los hombres en su relación con Dios, las mediaciones de los hombres para con Dios, en la escatología lo que el hombre será, a lo que está llamado,…etc.

SKU: 9788470572470 Categorías: , Etiqueta:
Updating…
  • No hay productos en el carrito.